Osario lírico

Reencuentro con la verdad

Dimitri Korsavov Ivanov discute con su madre. Ella aclara lo que sucedió en la Segunda Guerra Mundial y los orígenes de la inmortalidad de ambos.


Reencuentro con la verdad

Dimitri:
¡Madre! ¿Qué haces en éste lugar?
Pensé que habías fallecido,
en nuestro antiguo hogar,
estaba entristecido.

Anna:
No ha sido un fácil recorrido,
me costó encontrar tu paradero,
para nuestro reencuentro soñado,
y me alegra tener un respiro.

Dimitri:
Necesito que respondas con la verdad,
algo me está sucediendo,
soy invulnerable a todo,
excepto a la tristeza y la soledad.

Anna:
Será una larga conversación,
lo que sucedió merece una narración,
la verdad será revelada,
y no estará escondida.

Tus abuelos guardaron un secreto hórrido
desafiaron lo divino e hicieron algo prohibido,
eso permitió nuestro nacimiento,
y lo hicieron sin remordimiento.

Dimitri:
¡¿Qué mierda hicieron?!
¡¿A quién desafiaron?!

Anna:
Lilith es nuestra bisabuela que vive en la eternidad,
cuando me lo dijeron tuve incredulidad.

Dimitri:
¡¿Por eso soy un monstruo que vive una maldición?!
¡¿Por eso veo el tiempo pasar y es como una condenación?!
¡¿Por qué me escondiste esa maldita verdad?!
¡¿No valoré a Dakota que ahora está en la eternidad?!

Anna:
¡¿Quién rayos es Dakota?!

Dimitri:
¡¿Eso a ti no te importa?!

Anna:
¡¿El alcohol te ha enceguecido?!

Dimitri:
¡¿Hubiera sido mejor quedarme dormido?!

Anna:
¡¿Calma tu ira y decepción?!

Dimitri:
¡¿No es algo que tenga en consideración?!

Anna:
¡¿No seas malagradecido?!

Dimitri:
¡¿Desconozco si con la verdad estaré complacido?!

Anna:
¡¿Haz el maldito intento por escuchar mi historia?!

Dimitri:
¡¿Todo el dolor seguirá estando en mi memoria?!

Anna:
¡¿No me hables de esa manera?!
Soy tu madre y no sabes cuánto he sufrido,
por no encontrarte en Stalingrado,
no estabas en ningún lado,
quiero que me escuches y no salgas afuera.

Dimitri:
Nuestras almas están condenadas,
por una maldita maldición,
esa furcia nos tendrá contra las cuerdas,
veremos el tiempo pasar y veremos la destrucción.

Nuestra existencia es un pecado,
y ella nos ha vencido,
antes de luchar contra su voluntad,
para buscar nuestra libertad

Anna:
Hay sólo una manera para abandonar la oscuridad,
para librarnos de nuestra inmortalidad,
el mundo es un caos por culpa de varias criaturas,
y es nuestro deber acabar con esas lacras.

Dimitri:
No me moveré hasta que me digas toda la verdad,
no quiero que vuelvas a mentir,
o abrazaré la soledad,
para la tristeza resistir.

Anna:
Narraré cuál fue mi realidad,
pido perdón con humildad,
necesito tu piedad,
pero no caigas en la oscuridad.

Dimitri:
Yo decidiré caer o no en el abismo,
después de ésta decepción,
no seré el mismo,
deberé tomar una decisión.

Previous post

Una Navidad Negra | Capítulo 4

Next post

El Festival del Suicidio | Capítulo 6

The Author

Mauro Gómez

Mauro Gómez

Tecnólogo en Informática Biomédica especializado en Marketing Digital, UX y Programación. Autor de historias de Terror de los tipos Uncanny y Psicológico