Osario lírico

Negro como un alma rota

Vincent Peterson se lamenta por su propia muerte y reencarnación en un gato negro. Reflexiona sobre su nueva forma de vivir, negro como un alma rota.


Negro como un alma rota

¿Dónde estoy y qué hago en éste lugar?
Camino en una especie de túnel en soledad
siento que es una condena que no se puede postergar
tengo una turbulencia interna y pido piedad.

Detesto haber vivido sin el amor que debí merecer,
pero mi condena estaba clara para mi alma rota.
mis amigos me dijeron todo lo que debía hacer,
al tener el accidente mi alma recién se manifiesta.

Un gato negro seré por toda la eternidad,
es el precio que he de pagar para saldar mi deuda,
no sólo con mi familia la he de finalizar,
porque le hice daño a la sociedad,
mi única misión es la enmienda,
olvidar mi debilidad para avanzar.

El esplandor de mi alma se debilitó,
la vida eterna no me rehabilitó.
En el amor no tendré la fuerza que necesitaré,
a ese Dios inhumano nunca lo perdonaré.

Él es el culpable de mi adversidad,
me alejó de mi familia en la cruel infinitud,
me dio la espalda para tener su bondad,
sobrevivir en éste cuerpo será una esclavitud.

En los secretos hallaré las respuestas,
la personas siempre callarán la verdad,
la maquillarán sin decir todo de manera directa,
porque les gana su individualidad.

¿Por qué no me dejan morir?
No quiero éste vacío sentir,
no pretendo este golpe resistir,
pero sólo me queda mi realidad admitir,

Mil desafíos enfrentaré,
encontraré mi camino y no claudicaré,
la vida de un gato ganaré,
ante cualquier amenaza lucharé.

Sólo quiero morir en paz y renunciar,
antes de que mi voluntad se empiece a desahuciar,
veo fantasmas y demonios que me tentarán,
pero mi fuerza nunca quebrarán.

Previous post

Dios es una mierda | Capítulo 1

Next post

Recuerdos oscuros | Capítulo 2

The Author

Mauro Gómez

Mauro Gómez

Tecnólogo en Informática Biomédica especializado en Marketing Digital, UX y Programación. Autor de historias de Terror de los tipos Uncanny y Psicológico