Necrotia

Necrotia | Prólogo

La misteriosa sacerdotisa Celeste Blake y Necroty deberán defender Necrotia de las hórridas criaturas de Lilith, la madre de los demonios.


Prólogo de Necrotia

Los humanos desconocen cómo funciona el tétrico lugar y quién dirige. La razón es simple: ninguno de ellos ha salido de allí para contar la historia. Al atravesar el túnel, ninguna alma puede retornar a su cuerpo físico y muere de manera irremediable.

Cuando un ser vivo muere, su alma viaja junto con otras almas, a través de un túnel iluminado. Muchas personas teorizan que es la entrada al cielo y al descanso eterno. Pero, no es del todo así.

El reino fue construido con paredes de piedra volcánica, huesos y podredumbre, que le daban un aspecto tenebroso al lugar de reposo de las almas. Existió una sociedad que tenía un aspecto macabro: huesos, alma, una piel espiritual transparente y de ropajes negros.

La reina Necroty, más conocida por los humanos como la Santa Muerte, tiene un aspecto muy distinto a los relatos e ilustraciones creadas por los humanos.

Su rol consistía en analizar de manera imparcial los antecedentes del fallecimiento, sus buenas y malas acciones, y decidir el destino del alma: mandarlo al infierno, al cielo o convertirlo en un alma en pena.

Como podrán imaginar en su obviedad, el infierno está regido por Samael y el cielo por Dios, ambos dictadores con distintos ideales maquillados por la sociedad.

Samael buscaba ser la iluminación del conocimiento divino, aniquilar a la humanidad, poblar cada planeta del universo con caos y gobernar gracias a las criaturas horrendas que engendraba Lilith, la madre de los demonios.

Dios, en tanto, busca la evolución de la humanidad, pero sólo bajo su propia doctrina y cuartea la libertad de las almas que llegan dentro de su reino, obligándolas a esperar su reencarnación. Las transforma en nuevos seres vivos y les arrebata todos los recuerdos de su vida pasada, con el fin de hacerlos sumisos a sus diez mandamientos.

Como ambos bandos no lograban una armonía, el matiz era la Necroty que tiene una mano derecha: Celeste Blake, la misteriosa sacerdotisa blanca.

Ésta serie tratará sobre sus complejas batallas personales, desde sus nuevos camaradas hasta los perversos wendigos que buscan invadir Necrotia.

Previous post

La visita de Santa Claus | Relato I

Next post

La última oportunidad | Capítulo 1

The Author

Mauro Gómez

Mauro Gómez

Tecnólogo en Informática Biomédica especializado en Marketing Digital, UX y Programación. Autor de historias de Terror de los tipos Uncanny y Psicológico