La caída de los vivos

Crónica de un secreto | Capítulo 4

Dimitri Korsakov conoce la verdad de los orígenes de su inmortalidad y lo que realmente sucedió con su madre en la Segunda Guerra Mundial.


Crónica de un secreto

“Todo el mundo tiene secretos. La única cuestión es encontrar donde están.”

 – Stieg Larsson

Todo comenzó el año 1918, en plena Guerra Civil Rusa. Varios grupos sociales estaban en desacuerdo con el fracasado golpe de estado comandado por Kornilov y dos bandos se confrontaron para obtener el poder: los antibolcheviques (Ejército Blanco) y los bolcheviques (Ejército Rojo).

Anna Ivanov Vorobiov, era una mujer de clase alta, de 30 años, pelo rubio, ojos verdes y medía 1,75 metros. Mantenía el aspecto de una mujer de 18 años y tenía dones de inmortalidad e invulnerabilidad. Cada vez que ella tenía accidentes medianamente graves, sus heridas regeneraban de forma casi instantánea.

Sus dones surgieron a causa de una extraña maldición de la familia de Anna, que apoyaba al Ejército Blanco. Sus padres forjaron un pacto con Lilith en un ritual satánico, para que todos sobrevivieran a la guerra. Ella les advirtió que la moneda de cambio sería su alma, los dones durarían por toda la eternidad y que su hija sólo podría tener un hijo saludable.

El miedo de los padres de Anna hizo que aceptaran el pacto y los poderes comenzaron a fluir por sus venas. Todo sucedió frente a su hija que no podía oponerse, porque ellos amenazaron expulsarla de su hogar.

Anna no estaba de acuerdo con la causa zarista, pero fingía estarlo por respeto a sus padres. Su mente debía ser blanca, pero su corazón tenía otro color.

25 de junio de 1921. Los antibolcheviques perdieron la guerra de manera irremediable, a causa de su marcada desunión y heterogeneidad. Nunca tuvieron un programa único, por lo que los obreros y campesinos apoyaron a los bolcheviques.

Mientras que Vladimir Ilich Lenin era el líder indiscutido del partido bolchevique, Trotsky fue el estratega que creó un poderoso Ejército Rojo mediante el reclutamiento.

Dimitri Korsakov Morózov, era un militar bolchevique de 32 años, piel blanca, ojos marrones, pelo negro, medía 1,80 de estatura. Fue criado por una familia campesina de la ciudad de Tsaritsyn.

Él ansiaba un cambio para su pueblo y tenia mucha fe al partido bolchevique. Fue reclutado y luchó en la guerra civil contra el Ejército Blanco o zarista. Sobrevivió y regresó a la casa de sus padres.

Después de la Guerra Civil Rusa, se fortaleció el poder del proletariado y de los obreros en Rusia, además del auge de los movimientos de liberación nacional. Pero, un enemigo silencioso los atacó de sorpresa.

Una sequía brutal echó a perder una parte importante de los sembradíos. La situación era muy grave y movilizó a todo el país para evitar el hambre en la población e incluso solicitaron ayuda internacional.

Dimitri tuvo la misión de ayudar a todas las personas de la ciudad, pero la situación se tornaba muy compleja. Una gran cantidad de ciudadanos murieron por inanición y los casos de canibalismo se extendieron en el sur de Rusia y parte de Ucrania.

Al caminar por las calles de Tsaritsyn, chocó con Anna Ivanov. El militar bolchevique pidió disculpas y ella le preguntó si pertenecía al Ejército Rojo. Dimitri le dijo que sí y comenzó una relación sana, pero a escondidas de sus padres.

28 de Diciembre de 1922. Las delegaciones plenipotenciarias de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, la República Socialista Federal Soviética de Transcaucasia, la República Socialista Soviética de Ucrania y la República Socialista Soviética de Bielorrusia aprobaron el tratado de Creación de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y la Declaración de la Creación de la URSS.

30 de Diciembre de 1922. Los documentos fueron firmados de manera oficial por Mijaíl Kalinin, Mijaíl Tskhakaya, Mijaíl Frunze, Grigory Petrovsky y Alexander Chervyakov.

Desde su constitución, la URSS fue unipartidista y administrada por el partido bolchevique, con el pretexto de que era el mejor método para asegurar que la explotación capitalista no regresara a su nación y que los principios del centralismo democrático representaran la voluntad del pueblo. El primer presidente de la nación fue Mijaíl Kalinin.

Dimitri y Anna se juntaron a celebrar en secreto, pero todo terminó siendo un desastre. Sus padres la siguieron y la confrontaron porque sentían que la celebración era una traición hacia su familia. La expulsaron de su hogar.

Anna lloró a causa de la situación y Dimitri le dijo que podía quedarse en su hogar. No era mucho lo que podía ofrecerle, pero no quería dejarla sola. Ella aceptó su invitación y se dirigió a la casa de sus padres para buscar sus cosas. Le dijo a sus padres que eran unos imbéciles y los odiaba por todo lo que hicieron, incluyendo los dones que ella nunca pidió.

2 de Octubre de 1923. La familia Korsakov Ivanov vio nacer a su primer y único hijo, al cual llamaron Dimitri, igual que su padre. Pero, tenían varios problemas económicos. Aun así, se casaron y festejaron de manera humilde.

Todo gracias al Código Familiar del mes de octubre de 1918. A raíz de las revoluciones feministas de aquella época, dos decretos establecieron el matrimonio civil y el divorcio a petición de cualquiera de los cónyuges.

3 de Octubre de 1923. Anna visitó a sus padres para comentarles de su vida y para pedirles ayuda. Al verla tan radiante y feliz, pero preocupada por su hijo, prepararon una boda ostentosa para ella. Sólo por esa razón aceptaron a Dimitri, aunque siempre fueron escuetos con él.

No tuvieron otra opción. Ayudaron a Dimitri y a su hija para que tuvieran una casa decente y un negocio en Tsaritsyn. Además, él prometió cuidar la granja familiar de la familia del militar bolchevique y contratar a más personas, con el fin de aumentar la calidad y la cantidad de los productos vendidos. Todo por el bienestar de su hija y su nieto.

Anna nunca reveló su verdadera edad a su esposo. Le dijo que era algo normal y que ya llegaría el día en que verían su lindo pelo rubio transformado en un pelo blanco, como las demás ancianas.

Sin embargo, aparecieron las primeras consecuencias del pacto con Lilith. La madre de Anna, tenía el mismo aspecto de una mujer de 18 años, pero su padre tenía 65 años y el envejecimiento seguía su curso.

La madre de los demonios decidió mentirle al hombre, porque no lo consideró digno de la inmortalidad, pero quería verlo sufrir, antes de llevárselo. El odio por los hombres no era extraño en la reina del Averno.

Al notar esto, la madre contactó a Lilith mediante el mismo ritual satánico. Ella les dijo que los hombres no eran dignos de esos poderes, pero cumplió la promesa de protegerlos de la Guerra Civil Rusa y de la hambruna. Todos excepto su nieto.

2 de Enero de 1941. Tras la muerte de Lenin en 1924, supuestamente provocada por el dictador Iósif Stalin cambió el nombre de la ciudad Tsaritsyn a Stalingrado. El niño creció y se transformó en el orgullo de su padre, porque lo ayudaba a atender a las personas de su negocio, hasta cumplir sus 18 años.

Él siempre tuvo un real interés en las fuerzas armadas. Se enlistó en el ejército, se transformó en el mejor de su clase y fue ascendido a sargento. En ese proceso surgieron las primeras dudas del por qué resistía más que sus compañeros.

Las cosas marchaban bastante bien. Pero, la situación cambió de manera drástica en la familia: el padre de Anna murió de manera irremediable y ella debía consolar a su madre.

El pacto con Lilith fue visto como una traición, pero no había vuelta atrás. Sólo debían resistir el dolor de la pérdida de uno de los suyos.

Anna no tuvo el valor de decirle la verdad a Dimitri, por temor a que se lo tomara mal y aquel proceso lo tenía que vivir solo. Una decisión que se transformó en el peor error de su vida.

15 de julio de 1942. Dimitri Korsakov Ivanov se dirigió a defender la ciudad de Stalingrado que estaba preparándose para la ofensiva nazi.

La orden para abandonar la ciudad fue descartada por la mayoría de los habitantes de Stalingrado. Entre esas personas, estaban los padres del honorable sargento.

22 de julio de 1942. Comenzó la Batalla de Stalingrado. Los nazis se tomaron las orillas del río Volga y querían tomar la ciudad. Dimitri Korsakov Ivanov quería defender a su nación a cualquier costo. No sabía si sus padres estaban vivos, porque el ejército nazi empezó a bombardear la ciudad.

La madre de Anna decidió escapar a Leningrado y le exigió a su hija que la acompañara. Pero, ella negó el consejo de su madre y le dijo que quería luchar para defender a su patria.

Los soldados soviéticos pidieron que los habitantes de la ciudad abandonaran sus casas. El campo de batalla estaba a favor de los nazis, porque su proporción de fuerzas era superior.

El escenario era cada día más oscuro: más de mil soldados morían cada día en el campo de batalla en una guerra sin sentido. La ambición y el orgullo de Hitler y Stalin por esa ciudad era lo que primaba. No existían ideologías militares ni políticas. No les importaba la muerte de miles de soldados. Los trataron como peones de un juego de ajedrez y sin remordimientos.

23 de agosto de 1942. Comenzaron los bombardeos nazis que destrozaron los barrios residenciales y las fábricas de armamento. Mataron a más de 40 mil personas que no quisieron abandonar la ciudad.

Los padres del joven Dimitri estaban en Stalingrado por orgullo a su patria. Dimitri Korsakov Morósov tomó una escopeta y acribilló a dos soldados nazis, antes del bombardeo de su casa. Murió aplastado con los escombros de su hogar.

Anna sobrevivió con una fuerza sobrehumana. El iris de sus ojos se transformó en un color rojizo y penetrante. Al ver a su esposo aplastado, lloró como nunca antes lo había hecho en su vida. Pero, la tristeza fue efímera.

Los alemanes dispararon contra ella, pero los balazos de los soldados alemanes atravesaron su cuerpo sin éxito alguno.

Sintió dolor momentáneamente, las balas eran como mosquitos que la atravesaban. Caminó en medio del tiroteo, hasta una trinchera de los militares soviéticos. Sin dudarlo, la ayudaron escapar de la ciudad hacia Leningrado.

2 de Febrero de 1943. Los soviéticos ganaron la Batalla de Stalingrado, que se convirtió en una gigantesca tumba. Dimitri Korsakov pudo sobrevivir, pero a un precio alto. Fue capturado por los 6000 nazis que lograron sobrevivir.

El camino hacia Alemania fue un invierno gélido. Se hizo presente el infierno blanco y sólo los más aptos podrían sobrevivir. Dimitri tenía resistencia al frío y vio la muerte de varios alemanes que no soportaron la hipotermia.

Aun así, lo llevaron a las minas de Kaseiroda como un trofeo de guerra y un animal débil que lo había perdido todo.

Los soldados soviéticos enviaron una carta a Anna Ivanov y supo la terrible noticia. Ella entró en una profunda depresión y no salió de su casa por mucho tiempo.

31 de octubre de 2005. Anna supo que su hijo estaba vivo y tenía residencia en Salt Lake City, Estado de Utah, Estados Unidos. Viajó a la ciudad para reencontrarse con él.

Dimitri se encontraba en un bar de la ciudad, tomando vodka sin añadidos y vio a su madre con el mismo aspecto. Sin entender la situación, no paró de llorar. Pensaba que su madre había muerto y preguntó por su padre.

La noticia de su muerte lo afectó. Pero, era una realidad que ya tenía asumida. Sólo quería confirmarlo.

Anna le comentó la verdad de su inmortalidad. Al principio, él se enojó con ella, sobre por qué no le había dicho antes. Pero, comprendió la historia de su madre y le agradeció mucho su honestidad.

Los gritos de la gente asustada y el sonido de los cuerpos volando por los aires sin control, hizo que las lágrimas se convirtieran en energía para combatir.

Ambos sabían que eran los únicos capaces de hacerle frente al Ente de las 45 calaveras y a Clare. Pero, desconocían sus verdaderos poderes. Aunque, estaban de acuerdo sobre la necesidad de más aliados para luchar.

Dimitri Korsakov se vistió completamente de rojo como un símbolo de pasión y lucha. Así, se convirtió para muchos en El Príncipe Rojo.

Previous post

El disfraz de Halloween | Capítulo 3

Next post

El Lobo del Averno

The Author

Mauro Gómez

Mauro Gómez

Tecnólogo en Informática Biomédica especializado en Marketing Digital, UX y Programación. Autor de historias de Terror de los tipos Uncanny y Psicológico